Mi experiencia con GTD y por qué casi todo lo que cuento está basado en este método de productividad.

   Hace varios años que conocí el mundo de la productividad personal: fue cuando escuche a un podcaster EMILIO CANO hablar del GTD, de David Allen. Me compre el libro y lo leí, la primera vez, en 3 días. El libro en español se llama ORGANIZATE CON EFICACIA.

   Desde ese día empece a experimentar con todo tipo de consejos y trucos relacionados con la productividad, probando mil y una cosas en mi vida y ayudando a las personas que me rodean a ser más productivas, a utilizar mejor su tiempo y el mío. A disfrutar de lo que hacemos y de nuestro tiempo.

   Todo esto me llevo a mejorarme, a comprender que es necesario tener un Sistema de Productividad, que con tips o consejos puedo estar un tiempo pero un Sistema confiable me da el hábito de la Productividad.

   Desde que lo descubrí, todo en mi vida gira entorno a mi sistema de productividad: todo lo recopilo (En mis equipos tecnológicos o en libretas que tengo distribuidas por todos lados) en mi sistema y lo organizo de la forma adecuada para que, cuando me pregunto ¿qué puedo hacer ahora? siempre hago lo importante para mi.

   Esto es lo primordial para gestionar la atención: CENTRARTE EN LO QUE ES MÁS IMPORTANTE PARA VOS.

   Esto me llevo a no andar detrás de la zanahoria, a vivir más tranquilo y dejar de llegar a todo con urgencia. Las cosas no se van a convertir en URGENTES, ni me voy a olvidar de eso, porque esta en mi sistema. Mi sistema es el GTD, sin duda alguna. Quizás sea porque fue el primero que conocí o porque es el que usa muchísima gente, o porque puede llegar a estar validado por la neurociencia.
El GTD revolucionó mi día a día y consiguió que sepa que es lo que tengo que hacer para no quedarme atrás en mis compromisos.
Es por eso que cree el blog http://www.productividadpersonal.com.ar y vas a ver muchas cosas referentes al GTD. Todo esta probado por mi y por eso me animo a recomendarlo.

   Todo esto hizo que este más tiempo con mi familia, que en ese tiempo que estoy con mi familia no piense en lo que me quedo por hacer o lo que tengo que hacer mañana porque confío en mi sistema, mi cerebro esta más libre para ser creativo porque no esta ocupado con cosas que no puedo hacer al estar en el cine y no en mi escritorio o en mi oficina y no en el teatro o en la sala de espera de un doctor y no en la oficina. Las cosas que antes me llevaban una hora ahora me llevan cuarenta minutos porque no tengo interrupciones. Cree el hábito de anotar todas las “cosas” y luego veo si son insignificantes o no.

   Espero que esto te de ganas para seguir leyendo y espero tus comentarios.